Características y como se forma un enlace Iónico

Es uno de los mecanismos de unión química, que se da generalmente entre átomos metálicos y no metálicos, fusionados debido a la transferencia permanente de electrones, y produciendo así una molécula cargada electromagnéticamente, conocida como ion.

La transferencia electrónica en el enlace iónico se da siempre desde los átomos metálicos hacia los no metálicos, o en todo caso, desde los más electronegativos hacia los menos. Para que un enlace iónico se genere es necesario que la diferencia (delta) de electronegatividades sea mayor que 1,7 o igual.

Características de un enlace Iónico

Sin embargo, ningún enlace es totalmente iónico, siempre habrá una contribución en el enlace que se le pueda atribuir a la compartición de los electrones en el mismo enlace.​ El modelo del enlace iónico es un exceso que resulta conveniente ya que muchos datos termodinámicos se pueden obtener con muy buena precisión si se piensa que los átomos son iones y no hay compartición de electrones.

No obstante, en contraste de los enlaces covalentes que constituyen a menudo moléculas polares, los iones no poseen un polo positivo y otro negativo, sino que en ellos predomina por entero una sola carga. Así, tendremos cationes cuando se trate de una carga positiva (+) y tendremos aniones cuando se trate de una negativa (-).

El enlace iónico es el resultado de la presencia de atracción electrostática entre los iones de distinto signo, es decir, uno fuertemente electropositivo y otro fuertemente electronegativo. La atracción electrostática entre los iones de carga opuesta causa que se unan y formen un compuesto químico simple, aquí no se fusionan; sino que uno da y otro recibe.

Dado que los elementos implicados tienen elevadas diferencias de electronegatividad, este enlace suele darse entre un compuesto metálico y uno no metálico.​ Se produce una transferencia electrónica total de un átomo a otro formándose iones de diferente signo. El metal dona uno o más electrones formando iones con carga positiva o cationes con una configuración electrónica estable.​

Estos electrones luego ingresan en el no metal, originando un ion cargado negativamente o anión, que también tiene configuración electrónica estable. Son estables pues ambos, según la regla del octeto o por la estructura de Lewis adquieren 8 electrones en su capa más exterior (capa de valencia), aunque esto no es del todo cierto ya que contamos con varias excepciones, la del hidrógeno (H) que se llega al octeto con dos electrones, el berilio (Be) con 4, el aluminio (Al) y el boro (B) que se rodean de seis (estas últimas dos especies forman aductos ácido-base para llegar al octeto convencional de 8 electrones).

Enlace Iónico

Los compuestos iónicos crean redes cristalinas constituidas por N iones de carga opuesta, unidos por fuerzas electrostáticas. Este tipo de atracción determina las propiedades observadas. Si la atracción electrostática es fuerte, se forman sólidos cristalinos de elevado punto de fusión e insolubles en agua; si la atracción es menor, como en el caso del NaCl, el punto de fusión también es menor y, en general, son solubles en agua e insolubles en líquidos apolares, como el benceno o el disulfuro de carbono.

Características de un enlace Iónico

Sus enlaces son muy fuertes (depende fuertemente de la naturaleza de los iones).

Son solubles en agua y otras disoluciones acuosas debido al dipolo eléctrico que presentan las moléculas de agua; capaces de solvatar a los iones, compensando así la energía de red cristalina. (No todos los compuestos iónicos se pueden disolver fácilmente con agua, ya sea por la poca energía de solvatación de los iones o por el carácter covalente del compuesto iónico).

Tienen puntos de ebullición y fusión altos: las fuerzas de atracción entre los iones es mayor por lo que se requiere más energía para separarlas

Sólidos a temperatura ambiente y poseen una estructura cristalina o transparente en el sistema cúbico. (Hay compuestos iónicos que son líquidos a temperatura ambiente denominados «líquidos iónicos» o «Sales Derretidas», con un campo de aplicación gigantesco).

Son enlaces resultantes de la interacción entre los metales de los grupos I y II y los no metales de los grupos VI y VII.

Una vez en disolución acuosa son excelentes conductores de electricidad, ya que entonces los iones quedan libres.enlace Iónico mecanismos de unión química

En estado sólido no conducen la electricidad, ya que los iones ocupan posiciones muy fijas en la red. Si utilizamos un bloque de sal como parte de un circuito en lugar del cable, el circuito no funcionará. Así tampoco funcionará una bombilla si utilizamos como parte de un circuito un cubo de agua, pero si disolvemos sal en abundancia en dicho cubo, la bombilla del circuito se encenderá. Esto se debe a que los iones disueltos de la sal son capaces de acudir al polo opuesto (a su signo) de la pila del circuito y, por ello, este funciona.

Tienden a formar redes cristalinas quebradizas: a nivel atómico, un cristal iónico tiene una estructura regular tridimensional, formada por el catión y el anión que se intercalan.

Ejemplos de iones obtenidos mediante este proceso químico

Permanganatos (MnO4-): las sales del ácido permangánico (HMnO4), tienen un intenso color púrpura y un grandísimo poder oxidante, que consigue ser aprovechado en la síntesis de la sacarina, por ejemplo: en el tratamiento de aguas residuales, o en la fabricación de desinfectantes.

Nitratos (NO3-): sales o ésteres obtenidos del ácido nítrico (HNO3), utilizados en la manufacturación de la pólvora (juntados con potasio), y en numerosas formulaciones químicas para abonos o fertilizantes.

Mercurio II (Hg+2): se trata de un catión obtenido a partir del mercurio, llamado también catión mercúrico y que es sólo estable en medios de pH ácido (<2).

Sulfatos (SO42-): sales o ésteres derivadas del ácido sulfúrico (H2SO4), cuya unión a un metal sirve a fines sumamente diversos, desde aditivos en la obtención de materiales de construcción, hasta insumo para radiografías de contraste.Cómo se forma un enlace iónico

Fluoruros (F–): sales catódicas obtenidas del ácido fluorhídrico (HF), utilizadas en la fabricación de pastas dentales y otros insumos odontológicos.

¿Cómo se forma un enlace iónico?

Un átomo que cede uno o más electrones se transforma en un ión cargado positivamente o catión. Ejemplos de cationes son el catión sodio Na+1, el catión calcio Ca+2 y el catión aluminio Al+3. La capacidad de ceder electrones es característica de los metales.

Cuando un átomo acepta uno o más electrones se transforma en un ión cargado negativamente o anión. Ejemplos de aniones son el anión cloro o cloruro Cl-1, el anión azufre o sulfuro S-2 y el anión fosfato PO4-3.

Cuando iones con cargas opuestas entran en contacto, se produce una atracción electrostática y se forma el enlace iónico. Por ejemplo, el catión sodio Na+1 forma un enlace iónico con el anión fluoruro F-1 y forman el fluoruro de sodio NaF.